A raíz de la pandemia ocasionada por el COVID-19, el Gobierno Nacional adoptó en un contexto crítico una medida excepcional, el “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, con el fin de proteger la salud pública. Según esta medida, todas las personas que habitan en el país, o se encuentran en él en forma temporaria, deberán permanecer en sus domicilios habituales o en donde se encontraran a partir de las 00:00 horas del día 20 de marzo de 2020. Dicha medida, en la actualidad, ha sido extendida hasta el 10 de mayo, con paulatina flexibilización.
En este marco, la CGP (Confederación General de Profesionales de la República Argentina), le encomendó al Observatorio de Profesionales de FEPUC Córdoba adaptar a nivel nacional la encuesta por este diseñada, y aplicar un relevamiento digital, con el propósito de conocer la situación actual y las expectativas de los profesionales de todo el país. El enfoque central del análisis estuvo puesto en las condiciones laborales que se viven en este contexto particular.
La propuesta se canalizó por intermedio de federaciones y entidades que nuclean a profesionales de todo el país, buscando que la convocatoria a responder la encuesta se viralizara. La cooperación colectiva y la voluntad de muchos profesionales por hacer conocer la realidad de estos sectores, se vio reflejada en que más de 11.000 profesionales se expresaron a través de este espacio.
A continuación se resumen, presentan y comparten los principales resultados, con el fin de pensar y articular acciones inmediatas.

En el documento de Entornos Escolares, se encontrarán recomendaciones para promover políticas escolares que prevengan la obesidad infantil en la Argentina. Es un documento de la Coalición Nacional para prevenir la obesidad  en niños, niñas y adolescentes, de la cual FAGRAN es parte, con el apoyo de la Fundación Interamericana del Corazón-Argentina.

La “Coalición Nacional para Prevenir la Obesidad Infantil en Niños, Niñas y Adolescentes” , de la cual FAGRAN es parte, elaboró el presente documento, a favor de la adopción por parte del Estado argentino de un etiquetado frontal de advertencias como fue sugerido por la Secretaría de Salud de la Nación.