En el documento sobre El estado mundial de la Infancia 2019 de UNICEF se muestran los principales resultados de la situación de los niños/as y adolescentes. “En el siglo XXI, la malnutrición infantil debe entenderse como parte de un contexto en el que se producen cambios muy rápidos, como el crecimiento de las poblaciones urbanas y la globalización de los sistemas alimentarios, y que está dando lugar a un aumento de la disponibilidad de alimentos ricos en calorías, pero pobres en nutrientes”.

El exceso de peso afecta los derechos de los niños, niñas y adolescentes (NNyA) ya que es un factor de riesgo determinante de enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), como diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares, trastornos músculo-esqueléticos y enfermedades respiratorias. El aumento de la obesidad pone en riesgo la posibilidad real de NNyA de gozar plenamente de sus derechos, consagrados legalmente en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) y otros instrumentos legales.

El documento brinda un análisis exploratorio cualitativo y etnográfico para conocer los efectos de la situación económica actual en la niñez y adolescencia en situación de pobreza, a partir de sus percepciones, de los miembros de su familia y los referentes de su comunidad